​El jugador defensivo estelar de los New York Giants, Janoris Jenkins, vivió una situación insólita este pasado martes ya que la policía encontró un cadáver en su casa de New Jersey. Sí, leyeron bien.


La noticia fue reportada por el portal TMZ Sports. El portal también aclaró que el esquinero del conjunto neoyorkino se encontraba en Florida al momento del suceso, por lo que no es sindicado como uno de los sospechosos de lo que sucedió.

El cuerpo en cuestión fue encontrado en el sótano de la casa de Jenkins y según reportes, la gente cercana al jugador ya tenía conocimiento de la situación. Aunque esto se suma a una larga lista de problemas para el jugador, quien desde sus días en la NCAA ha tenido bastantes problemas fuera del emparrillado.


Si Jenkins pensaba que haber sido suspendido por los Giants ya era terrible, sin duda que esto supera cualquier situación que él podría haber imaginado. Y considerando que esta situación está en manos de la justicia y con el esquinero fuera de la ciudad, habrá que esperar un tiempo para que haya algún tipo de conclusión al respecto.