Las cosas siguen empeorando para los ​Boston Celtics esta temporada cuando se trata de lesiones y ahora parece que se quedarán sin otro hombre grande de la pintura por un tiempo. 


Durante el enfrentamiento del miércoles por la noche contra los ​Phoenix Suns, el pívot ​Aron Baynes se rompió la mano izquierda mientras luchaba por un rebote en los primeros minutos del juego. Según reportes se perderá un tiempo prolongado de juego. 

Según reveló el periodista, Shams Charania de The Athletic, Baynes se someterá a una cirugía y está programado para regresar en un mes. 


El de Nueva Zelanda no es el único hombre grande de los Celtics que actualmente está fuera de combate, ya que ​Al Horford está luchando contra una tendinitis rotuliana en la rodilla. Estas lesiones han debilitado significativamente la profundidad del equipo. 


Estos percances físicos han llevado a que los Celtics tengan un comienzo de temporada un tanto mediocre. Si bien es cierto que están encima de .500 con récord de 18-12, son el quinto mejor equipo de la conferencia y están lejos de las primeras posiciones que le vaticinaban.

Una vez que se recuperen Horford y Baynes de las lesiones Boston será un equipo a tener en cuenta en los playoffs, mientras deben lidiar con sus bajas bajo los tableros.