​La temporada de ​Grandes Ligas dura seis meses de ronda regular y un mes de postemporada. Dentro de la escala salarial de los jugadores, que alcanza hasta decenas de millones de dólares, todo comienza con un sueldo mínimo que es uno de los mejores en los Estados Unidos.


Para 2019, el salario mínimo en la ​MLB, aquel que cobran los jugadores novatos o de primer año en las mayores, es de $555.000 dólares antes de impuestos.


Es decir, los peloteros sin experiencia cobrarán esos $555.000 dólares menos los impuestos por estar los seis meses de la ronda regular en el roster del equipo grande.

​​Pero el dinero que le pagan en la llamada gran carpa a los novatos no es el sueldo mínimo más alto entre las ligas profesionales de Estados Unidos de más nivel.


Es la ​NBA quien tiene el sueldo mínimo más alto para jugadores de primer año ($838.464 dólares) seguida de la NHL ($700.000 dólares). Estos dos deportes en las campañas 2018-19.


Detrás de la MLB se ubica la ​NFL con un ingreso mínimo de $495.000 dólares para la zafra de 2019.