Fansided ES
Fansided

Así van las votaciones al Salón de la Fama de Alex Rodríguez tras las primeras 100 boletas reveladas

A-Rod no tiene ningún chance de ser exaltado al Salón de la Fama por su vinculación con los esteroides, pero aún tiene el apoyo de muchos cronistas

Alex Rodríguez no entrará nunca al Salón de la Fama
Alex Rodríguez no entrará nunca al Salón de la Fama / Lachlan Cunningham/GettyImages
facebooktwitterreddit

Alex Rodríguez no tiene ningún chance de entrar en el Salón de la Fama de la MLB por su vinculación con el uso de esteroides durante su carrera, pero esto no significa que sus estadísticas no sean merecedoras del apoyo de muchos de los votantes de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

Tras la publicación de las primeras 100 boletas, la leyenda de los Yankees de Nueva York tiene un 44% de apoyo, un mensaje que tiene varias interpretaciones. La primera es que muchos periodistas reconocen que sus números son tan buenos que tiene que mantenerse en las papeletas como candidato hasta el final de sus años de elegibilidad, y la segunda es que más de la mitad de los votantes jamás lo elegirá.

Rodríguez tuvo una carrera brillante desde lo estadístico, sumando 3 premios MVP, 14 invitaciones al Juego de Estrellas, 10 Bates de Plata, 2 Guantes de Oro, un título de bateo y el anillo de la Serie Mundial de 2009. Además, fue capaz de terminar su carrera con 117.6 de WAR, 3.115 hits, 696 jonrones, 2.021 anotadas, 2.086 remolcadas, 329 bases robadas, .295 de average y .930 de OPS; de los mejores números en la historia para pelotero alguno.

El destino de A-Rod será el mismo de figuras como Barry Bonds y Roger Clemens, quienes salieron de las boletas de votación en 2023. Recuérdese que Rodríguez es confeso de haber utilizado sustancias prohibidas que ayudan a mejorar el rendimiento hasta en dos oportunidades.

Hasta la fecha, el dominicano Adrián Beltré luce como el seguro futuro miembro del templo de los inmortales al tener el 98% de los votos de los periodistas, algo que quizás lo hace soñar con ser inducido a Cooperstown de forma unánime.