Fansided ES
Fansided

¿Cuál es la regla anti Chelsea de la Premier League?

Los clubes de la Premier League aprobaron la regla anti Chelsea, que recibe este nombre por contratos que hizo el equipo inglés, con los cuales se habría evadido el fair play financiero, algo que ahora se busca evitar definitivamente

El contrato de Enzo Fernández con el Chelsea FC es uno de los que se usó para ejemplificar la incorporación de la nueva regla
El contrato de Enzo Fernández con el Chelsea FC es uno de los que se usó para ejemplificar la incorporación de la nueva regla / Visionhaus/GettyImages
facebooktwitterreddit

La Premier League es una de las ligas más poderosas del mundo, pero a pesar de esto, sus integrantes también se preocupan por el aspecto financiero, y por eso los clubes votaron este martes 12 de diciembre a favor de la regla llamada "Anti Chelsea", que busca evitar que alguien se aproveche de la firma de ciertos contratos, y evada de esta forma el "fair play" financiero.

De acuerdo a información publicada por The Athletic, la norma establece que se limita la amortización de los contratos con los jugadores a cinco años como máximo, independientemente del tiempo que duren estos. Es decir que se cambia la realidad que rigió hasta hace apenas algunas horas, y que permitía amortizar el precio de un fichaje a lo largo de la duración del contrato.

Con lo anterior, cualquier institución por ejemplo compraba a una figura por un total de 100 millones de euros y le daba un contrato a diez años, pagando así 10 millones anuales. Pero esto lo que hacía era que se aprovecharan del acuerdo y evadieran el "fair play" financiero, algo que hizo el Chelsea en varias oportunidades, y por eso la regla lleva su nombre.

El ejemplo más claro de esto fue que el argentino Enzo Fernández firmó con el conjunto inglés por 120 millones de euros hasta 2031. A él se le suma Mykhailo Mudryk, que fue fichado por 70 millones y un contrato de ocho años y medio.

El "fair play" financiero busca evitar que los clubes se endeuden y por eso es un límite al gasto desmedido, el cual muchas veces se produce en cifras mayores a las que ingresan. En la normativa actual se informa que los equipos no pueden sumar más de 100 millones de euros en gastos varios y fichajes y además que no podrán destinar más del 70% de sus ingresos a los salarios de los jugadores a partir del tercer año, entre otros puntos importantes.

Justamente con este "fair play" los controles se ponen cada vez más agudos, para que los ingresos y gastos sean reales y no se inflen o disminuyan con el objetivo beneficiar a tal o cual institución. A pesar de todo lo anterior, la regla anti Chelsea comenzará a regir desde cero, lo que significa que los contratos que ya están en marcha no se verán afectados.