Fansided ES
Fansided

Jenni Hermoso es finalista al premio The Best tras el polémico beso de Luis Rubiales

Jenni Hermoso tuvo un 2023 triste, tras el beso sin consentimiento que le dio Luis Rubiales, pero en lo deportivo atraviesa un gran momento, que culmina con la noticia de que es finalista al premio The Best de la FIFA

Jennifer Hermoso besando la Copa del Mundo que ganó junto a la selección de España
Jennifer Hermoso besando la Copa del Mundo que ganó junto a la selección de España / Eurasia Sport Images/GettyImages
facebooktwitterreddit

Luego de un 2023 opacado por el inapropiado beso que le dio Luis Rubiales, Jenni Hermoso lo está finalizando con una buena noticia, ya que es finalista al premio The Best de la FIFA, que se entregará el 15 de enero de 2024 en Londres.

"Jenni es una gran futbolista. Puede jugar en cualquier posición... es espectacular, nadie le quita el balón. Estamos hablando de una de las mejores jugadoras del mundo". Así definen a la española en el sitio oficial de la federación, además de agregar: "A sus 33 años, ya era la máxima goleadora de la historia de la selección española cuando llegó a España, y se marchó con tres goles y dos asistencias en el triunfo de la Roja".

Hermoso comparte terna con su colega y amiga Aitana Bonmatí y Linda Caceido. Por supuesto el hecho de haber ganado el Mundial de Fútbol Femenino 2023 con la selección, es el motivo principal por el cual la actual jugadora del Pachuca Femenil es candidata.

Fue justamente ese evento, el más importante en lo que va de su carrera, el que le trajo serios problemas ya que Rubiales, quien entonces presidía la Real Federación Española de Fútbol, la besó en la boca sin consentimiento durante la entrega de medallas, lo cual derivó en una denuncia penal presentada por la delantera y la posterior renuncia del ejecutivo.

Hermoso reveló a la revista GQ: "He tenido que asumir las consecuencias de un acto que no provoqué, que no había elegido, ni premeditado" y agregó: "Quiero que se me recuerde como una persona que ha querido dejar a España en lo más alto pero, sobre todo, como alguien que ha intentado que muchas mentalidades cambien", en relación al hecho de haberse animado a enfrentar a alguien con el poder de Rubiales.

El ex presidente por su parte jamás asumió responsabilidad, aduciendo: "La espontaneidad y felicidad del histórico momento nos llevó a realizar un acto mutuo y consentido, producto del gran entusiasmo".