Fansided ES
Fansided

¿Por qué Alex Rodríguez y Manny Ramírez nunca entrarán en el Salón de la Fama?

Si nos llevamos estrictamente por las estadísticas, tanto A-Rod como Manny Ramírez deberían ser miembros del Salón de la Fama; sin embargo hay obstáculos que lucen insalvables para que vean cumplido el sueño de tener una placa en Cooperstown

Alex Rodríguez y Manny Ramírez coincidieron en la edición 79 del Juego de Estrellas
Alex Rodríguez y Manny Ramírez coincidieron en la edición 79 del Juego de Estrellas / Jim McIsaac/GettyImages
facebooktwitterreddit

Cuando se da un vistazo a los rankings históricos de la MLB hay dos nombres que se destacan entre los mejores bateadores: el de Alex Rodríguez y el de Manny Ramírez.

No obstante, ninguno de los grandes números ofensivos que consiguieron en sus carreras en las Grandes Ligas les servirá para tener un lugar en el Salón de la Fama.

A-Rod, que fue una estrella con Marineros, Rangers y Yankees de Nueva York, ha visto crecer el apoyo de los votantes y en su tercera aparición en las boletas suma 41.0%. El dominicano Ramírez tiene 38.5% en 2024, que es su octava vez en las boletas.

Ambos saben que por estadísticas merecerían tener sus placas en Cooperstown, pero que son otras las consideraciones que los apartan del sueño de ser exaltados entre los inmortales.

Rodríguez jugó 22 temporadas en las mayores, fue campeón de Serie Mundial con los Yankees en 2009, 3 veces MVP, sumó 14 invitaciones al Juego de Estrellas, conquistó 10 Bates de Plata y 2 Guantes de Oro, además de un título de bateo.

Al despedirse de los diamantes en 2016, con 40 años de edad, mostró 117.6 de WAR y acumuló 3.115 hits, 696 jonrones, 2.021 carreras anotadas, 2.086 impulsadas, 329 bases robadas, .295 de average y .930 de OPS.

En muchas de estas categorías está entre los mejores de la historia y es parte del top 5 de todos los tiempos en remolcadas y cuadrangulares.

Por su parte, Ramírez está considerado por muchos como uno de los mejores bateadores derechos de la historia y ciertamente es uno de los mejores latinos en lo que a ofensiva se refiere. Fue invitado 12 Juegos de Estrellas, ganó 9 Bates de Plata, un título de bateo, un MVP de la Serie Mundial y dos anillos de campeón de la MLB, ambos con los Medias Rojas de Boston.

En su carrera de 19 temporadas en las Grandes Ligas terminó con 2.574 hits, 555 jonrones, average vitalicio de .312, 1.831 fletadas, .411 de OBP, .585 de slugging y .996 de OPS.

Pero ninguno de los dos estará en Cooperstown por una sencilla razón: sus vínculos con el uso de esteroides. Ramírez dio positivo por testosterona en 2011 y ya había pagado una suspensión de 50 juegos en 2009 por el uso de sustancias para mejorar el rendimiento. Además, se creó una fama de jugador problemático.

A-Rod, que fue suspendido 162 juegos por doping en 2014, fue parte de la sonada investigación al laboratorio Biogénesis y después de negar las acusaciones terminó confesando ante la DEA que tomó testosterona, hormona de crecimiento humano (HGH) e insulina factor de crecimiento 1.

El astro sabe que sus errores son los que ahora le pasan factura y así lo reconoció en una entrevista con News Talk 830 WCCO.

“¿Qué tan estúpido puedes ser? Me costó mi reputación y puede que me haya costado el Salón de la Fama”, dijo. “Independientemente de lo que salga, rezo para que algún día mi familia puedan verme entrar al Salón de la Fama”.