Fansided ES
Fansided

¿Qué pasa si hay empate en el Super Bowl de la NFL?

Cada juego del Super Bowl tiene un tiempo estipulado de duración, pero en caso de que al final el marcador termine en empate, el tiempo se extiende, hasta lograr cambiar el resultado

El Super Bowl se juega entre el mejor equipo de la Conferencia Americana y la Nacional
El Super Bowl se juega entre el mejor equipo de la Conferencia Americana y la Nacional / Perry Knotts/GettyImages
facebooktwitterreddit

El Super Bowl es el partido final de cada temporada de la NFL y se realiza entre los dos mejores equipos en formato de partido único, compuesto por 4 cuartos de 15 minutos cada uno, más los 15 minutos de descanso, en el que se desarrolla el Halftime Show.

Si bien la mayoría de los encuentros terminan con el marcador con distintos números, puede suceder que haya un empate y ante esto se añaden 15 minutos más al juego. Antes, de acuerdo a lo que informa Sporting News, el mecanismo era distinto ya que si el equipo que tenía la primera ofensiva anotaba un TD, el juego llegaba a su fin.

Por otro lado se informa que con la modalidad actual, en el tiempo extra las dos franquicias pueden poseer la pelota, por lo cual el lanzamiento de la moneda (que sucede al inicio de cada partido), no tiene tal relevancia.

Los 15 minutos añadidos son la oportunidad para que los jugadores cambien los números del marcador. Si eso no sucede y continúan igualados, se volverán a sumar otros 15 minutos. Los datos históricos revelan que la última vez que se añadió dos veces el tiempo extra fue en 2012, en el juego de los los Baltimore Ravens vs. Denver Broncos, que terminó 38-35.

Un juego de fútbol americano convoca a once jugadores por equipo en un campo de 100 yardas de largo (casi 92 metros) por 52 de ancho (casi 48 metros). En el transcurso del enfrentamiento puede pedidos de revisión de jugadas, castigos y otras acciones que hacen que demore el tiempo, generando que se pueda extender incluso hasta las 3 horas de duración.

El Super Bowl es el evento deportivo más importante de Estados Unidos y después del Día de Acción de Gracias, es el día en el que más comidas y bebidas consumen los norteamericanos.